¿Por qué Julio Iglesias no quiere irse de República Dominicana?

Hace un tiempo, Julio Iglesias decidió tomarse unas vacaciones en República Dominicana, sin la compañía de su esposa Miranda Rijnsburger ni de sus hijos más pequeños. El cantante español pasaría las fiestas de fin de año en su mansión de Punta Cana y todo indica que no regresaría a su país natal debido a complicaciones de salud.

Cabe recordar que el artista sufrió una caída grave en 2019 que le imposibilitó caminar durante dos meses y tuvo que hacer reposo. Al año siguiente, a raíz de la pandemia, decidió aislarse en su mansión caribeña por miedo a contagiarse de coronavirus y tomar todos las medidas de seguridad correspondiente.

Ahora, con los rebrotes de la enfermedad y su avanzada edad, el cantante no quiere exponerse y todo indica que podría pasar bastante tiempo en República Dominicana. El año pasado se difundió una foto suya en la playa en la que estaba acompañado de dos mujeres que lo sostenían desde ambos lados y se notó su deterioro físico.

El accidente de Julio Iglesias que casi le cuesta la vida
En su juventud, Julio Iglesias soñaba con ser una estrella de fútbol y fichó como portero por el Juvenil B del Real Madrid Club de Fútbol, uno de los equipos filiales en categorías inferiores del Real Madrid. Gracias a sus dotes llegó a ser una promesa para el deporte en su país, pero su vida cambió por completo cuando tuvo un accidente en la madrugada del 22 de septiembre de 1962 que casi le cuesta la vida.

Junto a un grupo de amigos salió de fiesta por Majadahonda, Madrid, y chocaron con el auto quedando todos gravemente heridos. Ninguno de ellos recuerda cuando los trasladaron al Hospital Eloy Gonzalo y el parte de Julio Iglesias indicaba que había muy pocas probabilidades de que vuelva a caminar.

Durante un año y medio, el cantante estuvo semi paralítico haciéndose terapia y ejercicios con la esperanza de ponerse de pie de nuevo. En ese entonces abandonó por completo su anhelo de ser futbolista, pero la vida le tenía preparada una sorpresa: Eladio Madaleno, un joven enfermero que cuidó de él en el hospital le regaló una guitarra como terapia para que ejercitara sus dedos y pasara el tiempo.

Al mismo tiempo que aprendía a tocar creaba poemas que se convirtieron en canciones y terminó siendo un apasionado de la música. «Mi alma y mi cabeza me dieron la fuerza suficiente para seguir viviendo. Era un deportista natural y seguramente eso me ayudó muchísimo en mi recuperación», escribió en Instagram junto a una foto que se sacó dos años después del accidente.

Julio Iglesias se convirtió de a poco en uno de los artistas más exitosos de todos los tiempo, pero las secuelas del accidente los acompañaron toda la vida. Muchas veces tuvo que cancelar shows por problemas en sus piernas y el pasado agosto, cuando cumplió 78 años, contó que tiene dolorosos como cualquier persona de su edad. En medio de la pandemia, el español prioriza su salud y no descarta volver al escenario algún día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ocho + 10 =