“Historias de armario”, el valor sentimental detrás de la ropa

La ropa puede ser considerada un tema asociado a la moda o un elemento para cubrirse de la desnudez. Sin embargo, hay piezas dentro del clóset que, más allá del fin utilitario que puedan poseer, traen consigo un valor sentimental.

Netflix, a través de su docuserie “Historias de armario”, sustentó esta premisa. La empresa de servicio streaming recopiló para el contenido de su producción, testimonios de personas que compartieron las fascinantes y extrañas historias detrás sus prendas más preciadas.

Basada en los libros Worn Stories y Worn in New York, ambos de Emily Spivack, la serie de ocho episodios muestra que la vestimenta o la falta de ella puede unir a las personas, ya sea para honrar el fin de una vida o celebrar el inicio de otra y que las pérdidas duelen, pero también inspiran.

La historia de Diane y Paul, una pareja nudista, contrasta el contenido de este documental. Cuando se fueron a vivir a Florida y vieron que existían lugares donde podían andar desnudos se les abrió una puerta. Expresan que por lo general las personas asocian el nudismo con la promiscuidad y el exhibicionismo, lo que defienden “no es así”.

Lo mismo ocurre con la maestra de yoga, Niecey, quien relata que utilizar un top transparente le ha contribuido a su viaje como nudista. Decidió mostrar sus pezones para manifestar su opinión e ir contra la corriente y las reglas impuestas por la sociedad. A la joven modelo de 27 años le “parece injusto” ver a los hombres con el torso al descubierto todo el tiempo, pero en las mujeres eso no se ve, comenta.

Para Maxayn, aerógrafo de profesión, la vestimenta ayuda a las personas a conectarse con sus seres queridos. Al confeccionar la camiseta de una madre que perdió a su hijo, asegura que pintar t-shirts en ocasiones puede resultar un género de arte muy triste, pero también una buena manera de ayudar a los demás a recordar con cariño a quienes ya no están.

Un suéter con el logo de la universidad Columbia acompañó a Mike en su recorrido hacia la búsqueda de sus sueños. Cuando tenía seis años se interesó en la ciencia y el espacio. Cuando la Nasa publicó la información de que andaban buscando astronautas envió una solicitud y tardaron seis meses en responderle, cuya respuesta fue negativa. Eso no lo detuvo y lo intentó por segunda ocasión, pero tampoco lo logró. Como la tercera es la vencida, en esa nueva solicitud no le llegó ningún documento de respuesta, sino que recibió una llamada en donde le informaban que había sido seleccionado. Con su atesorado abrigo vivió la experiencia de viajar al espacio. Su deseo más anhelado.

La serie también cuenta la historia de Carlos, quien estuvo ocho años en prisión. En ese tiempo estudió en la universidad. A su salida de la cárcel su esposa le envió unos jeans y una chaqueta del equipo de béisbol los Dogers. Esas prendas las describe como las de “la libertad”.

Estos son solo algunos de los relatos que puedes disfrutar en la serie “Historias de armario” disponible en Netflix. Cada capítulo te deja pensando y deja moralejas muy importantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + dieciseis =