Calvin Klein, el diseñador que introdujo ‘lo sexy’ en la publicidad y la moda

Calvin Klein, uno de los creadores más importantes del siglo XX, es conocido como el diseñador que internacionalizó la moda ‘sexy’ y popularizó las campañas de publicidad más controvertidas. El creador nació en 1942 en el barrio del Bronx de la ciudad de Nueva York, en el seno de una familia inmigrante húngara.

Desde que era niño, Klein mostró una gran habilidad con las artes plásticas y, más concretamente, con el dibujo, ya que lo hacía con gran talento sin haber tenido ninguna formación. En 1966 empezó sus estudios de diseño en la High School of Art and Design y se matriculó en la New York’s en 1962. Después, estuvo unos años trabajando con un fabricante de abrigos en su ciudad natal, donde adquirió algo de experiencia en el sector de la moda.

En 1968, Calvin Klein fundaba la compañía Calvin Klein Limited junto con su amigo de la infancia Barry Schwartz, quien le prestó el dinero para la inversión inicial del negocio. La firma del neoyorquino tuvo una gran aceptación, y pronto se posicionó a la altura de grandes marcas como Ralph Lauren y Tommy Hilfiger. En la década de 1970 Klein ganó una gran popularidad por ser el pionero en apostar por una línea de jeans de diseño y reinventar el concepto de ropa interior. No obstante, no fue gasta 1980 cuando su marca vivió el boom definitivo, gracias a la campaña publicitaria en la que aparecía la actriz Brooke Shields, con 15 años, y rezaba la frase: «¿Quieres saber qué se interpone entre yo y mis Calvins? Nada».

Esta acción causó un gran revuelo y polémica entre los ciudadanos y la crítica, ya que estaban ante una de las primeras campañas sugerentes y con contenido sexual de la época. Durante la siguiente década, la marca se diversificó y nació su famosa línea de fragancias unisex CK One, así como Calvin Klein Platinum, Calvin Klein, Calvin Klein Jeans, Calvin Klein Underwear y Calvin Klein Home, entre otras.

En la década de los 90, el diseñador norteamericano siguió triunfando gracias a sus colecciones sobrias y minimalistas, desquitadas de todo tipo de adornos y ornamentos. Sus máximas estaban claras en todo lo que hacía: naturalidad, elegancia y sensualidad. En 1993, Klein recibe el premio del como mejor diseñador masculino y femenino, y en 2001 recibe también un reconocimiento de esta institución a su larga trayectoria. En 2003, cuando su compañía ya era una gigante del mercado internacional, el diseñador decide venderla al conglomerado norteamericano PVH Corp.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + 20 =