Los nuevos destinos turísticos internos: la otra apuesta del país

República Dominicana es reconocida mundialmente por sus hermosas playas de aguas cristalinas y arenas blancas. Tiene más que eso, para ofrecer a los viajeros ávidos de experiencias. En los últimos años, se ha puesto especial atención en la promoción de nuevos destinos turísticos, que permiten descubrir la riqueza cultural, biodiversidad y los encantos naturales de esta tierra caribeña.

Esa promoción viene del lado público o estatal y del privado. Uno de los nuevos destinos turísticos que ha ganado popularidad en los últimos años es la Ruta del Cacao. Ofrece a los visitantes la oportunidad de sumergirse en el mundo del chocolate y descubrir el proceso de producción, desde la plantación de los cacaotales hasta la elaboración de exquisitos chocolates artesanales.

Ubicada en la región sur del país, incluye visitas a fincas de cacao, talleres de chocolate y degustaciones. Los turistas pueden experimentar de cerca la cultura cacaotera y aprender sobre la importancia histórica y económica de este producto para la República Dominicana.

Si bien la Zona Colonial de Santo Domingo no es precisamente un nuevo destino, ha experimentado una renovación y promoción significativa en los últimos años. Ese encantador distrito histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, ofrece a los visitantes un viaje en el tiempo a la época colonial.

Calles empedradas, arquitectura colonial, plazas históricas y museos fascinantes son solo algunas de las atracciones que pueden explorarse en esta zona.

La región de Jarabacoa, ubicada en la Cordillera Central, ha ganado popularidad como destino para los amantes de la naturaleza y del ecoturismo.

Con sus majestuosas montañas, ríos cristalinos y exuberante vegetación, Jarabacoa ofrece un escenario perfecto para la práctica de actividades al aire libre como senderismo, rafting, parapente y paseos a caballo. Además, la región cuenta con fincas cafetaleras donde los turistas pueden aprender sobre el proceso de producción del café dominicano y disfrutar de catas de café de alta calidad.

El rafting es una actividad de aventura que consiste en descender por ríos turbulentos y rápidos en una balsa inflable o bote, generalmente en grupo y con la guía de un experto en aguas bravas. En el descenso, los participantes reman juntos para sortear obstáculos naturales como rocas, rápidos y corrientes fuertes.

En el extremo suroeste de República Dominicana hay dos tesoros naturales: Bahía de las Águilas y la ciudad de Pedernales. La Bahía de las Águilas es una playa paradisíaca considerada una de las más hermosas del mundo, con aguas turquesas y arenas blancas. Y Pedernales es una ciudad pintoresca que ha empezado a recibir mayor atención turística debido a su cercanía con esta joya natural.

En la costa este hay dos destinos que siguen ganando reconocimiento por su valor ecológico: Playa Rincón y el Parque Nacional Los Haitises.

En la provincia de Peravia, se encuentran las impresionantes Dunas de Bani, un fenómeno natural que no es demasiado conocido, pero sí asombroso. Este desierto de dunas de arena blanca se extiende varios kilómetros, creando un paisaje único en el Caribe.

Los visitantes pueden explorar este entorno surrealista, realizar caminatas por las dunas y disfrutar de las impresionantes vistas panorámicas. La promoción de las Dunas de Baní busca resaltar la diversidad geográfica y atraer viajeros amantes de la naturaleza y la aventura.

La música y el baile son elementos fundamentales de la cultura dominicana, y la Ruta del Merengue ofrece a los turistas la oportunidad de experimentarlos en su máximo esplendor. En esta ruta, que abarca varias provincias, los visitantes pueden disfrutar de conciertos en vivo, clases de baile de merengue, visitas a museos dedicados a ese género musical.

Quita Espuela, Laguna de Oviedo y Monte Cristi

La provincia Barahona, en la costa sur, es un tesoro escondido que recibibe mayor atención turística. Con sus hermosas playas, cascadas impresionantes y parques nacionales, ofrece a los visitantes la oportunidad de conectarse con la naturaleza y disfrutar de paisajes vírgenes.

Desde la visita a la Laguna de Oviedo, famosa por sus flamencos rosados, hasta la exploración de la Reserva Científica Loma Quita Espuela, los turistas pueden descubrir la biodiversidad y la belleza natural de la región. La promoción de Barahona busca impulsar el turismo sostenible y responsable, preservando la autenticidad de este destino. En el Noroeste hay mucho para ver; una parte de eso está en Monte Cristi. Posee una rica historia, paisajes impresionantes y playas vírgenes.

Fuente: Mitur.gob.do

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + 16 =