Centro de Visitantes Cortés, una dulce experiencia cultural

Dulce Experiencia Cultural

El Centro de Visitantes Cortés es un museo pensado para deleitar a toda la familia. Este espacio histórico y cultural surgió como parte del compromiso de la empresa Cortés Hermanos con la cultura, educación y concientización del cultivo de cacao y la producción del chocolate en el país y el mundo.

Visitar este centro es viajar en la imaginación por los más de 90 años de historia empresarial de Cortés Hermanos, además de observar algunas de las máquinas utilizadas en el proceso de producción, conocer sobre el origen del cacao y el chocolate, y escuchar divertidas e interesantes anécdotas de diferentes épocas de la historia de la empresa.

Centro de Visitantes Cortés, una dulce experiencia culturalTambién, es conocer y aprender sobre las diferentes marcas que forman parte de la compañía y sus principales características. “Una vez en el interior del museo es posible conocer por completo el proceso de fabricación del chocolate, desde el cultivo de la semilla del cacao y sus orígenes en las zonas cacaoteras del país, hasta su transformación en ese “dulce objeto del deseo”, expresó Juan Cohen Marmolejos, gerente del centro cultural.

Según explicó, este espacio, ubicado en el Kilómetro 24 de la Autopista Duarte, Pedro Brand, supone además una experiencia multisensorial que comienza desde la entrada a un cine donde se explica el trayecto de la familia Cortés por España, Puerto Rico y su llegada a la República Dominicana, seguido por una aventura en imágenes y máquinas que muestran los diferentes procesos por los que pasa el cacao hasta convertirse en chocolate, “considerado el alimento predilecto de los dioses”.

Cohen Marmolejos expresó que el compromiso del museo es el de ofrecer a los visitantes una experiencia de sabor, cultura e historia del chocolate en el país, en cuya planta donde está ubicado es de vanguardia tecnológica y procesa hasta ocho mil toneladas de cacao.

“El Centro de Visitantes Cortés brinda una experiencia multisensorial, en la que además de ver, oler y tocar, podemos degustar platos y bebidas con el chocolate como ingrediente principal”, indicó Cohen.

Todo se inicia con la historia de la empresa desde su fundación en 1929, las etapas del procesamiento del cacao para la producción del chocolate de una forma multisensorial, así como las cualidades del menú de productos de la marca.

En sus diferentes áreas, invita a conocer, disfrutar y creer en el gran potencial del cacao caribeño y de su alimento por excelencia, el chocolate.

Para disfrutar de esta “dulce experiencia”, Don Chocolatín o Cacaíto, mascota del museo va explicando durante un recorrido las diferentes etapas del procesamiento de cacao para la producción de chocolate, y la historia de la familia Cortés Hermanos.

“Este centro es un espacio sorprendente que muestra aspectos interesantes de un delicioso y cotidiano alimento como es el chocolate, lo cual podemos apreciar a través de su “Choco cine”, donde se proyecta un pequeño documental resumiendo la historia de la empresa y las etapas del procesamiento del cacao.

En su “Sala Histórica”, se muestra la evolución de la empresa desde sus inicios hasta hoy en día, mientras que en el “Salón de Anécdotas”, los visitantes podrán disfrutar de historietas curiosas de la organización en momentos importantes de la historia de la República Dominicana, tales como como son el Ciclón San Zenón, la dictadura de Trujillo, los Juegos Panamericanos, la Revolución de Abril, entre otras historias.

Otro de sus espacios es el de “Procesamiento del Cacao”, donde se aprende de todas las etapas por las que pasa el cacao para obtener el chocolate, que van desde la finca hasta el paladar.

La “Mini Fábrica” muestra las máquinas con las que se produce el chocolate, en tanto que en la “Pared Publicitaria” se guardan las etiquetas que han acompañado a lo largo de los años los diferentes productos. Otro espacio es el “Parque Sobrino”, que es un área verde al exterior del museo con diversos juegos para el disfrute de niños y niñas.

“Para que la visita sea aún más deliciosa, en el lugar funciona un restaurante, donde es posible disfrutar de platos y bebidas con el chocolate como ingrediente principal”, indicó Cohen Marmolejos.

Cuatro generaciones de historia

En 1929, en Santo Domingo un visionario empresario llamado Pedro Cortés Forteza fundó la compañía Cortés Hermanos. Desde sus inicios, se establecieron las bases sólidas para el desarrollo de marcas apreciadas, avances tecnológicos, vocación de servicio, y cercanía con clientes y consumidores.

De acuerdo a Cohen Marmolejos, este espacio ha sido creado para resaltar los valores de tradición y conocimiento sobre el chocolate, así como reforzar los 90 años de historia que tiene Cortés Hermanos en el mercado dominicano, “convirtiéndose en una herramienta que contribuya con la educación y la cultura a través de una experiencia que fortalezca el vínculo y los valores emocionales entre el consumidor y la marca”.

Su intensión, es fortalecer la comunicación de la empresa y sus marcas con las nuevas generaciones, además contribuir con la concienciación en niños y adultos sobre la importancia del cultivo del cacao y producción del chocolate para la República Dominicana y el mundo.

Expresó que el Centro de Visitantes Cortés aspira a ser un lugar de diversión, cultura y educación para toda la familia dominicana, cuyas instalaciones permanecen abiertas al público de martes a domingos de nueve de la mañana a cuatro de la tarde.

Saber más: CULTURA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 19 =