Una alianza fructífera entre Japón y la República Dominicana

En un reciente artículo publicado en la página web del Ministerio de Asuntos Exteriores de Japón, el embajador Takagi Masahiro destacó el sorprendente éxito de la colaboración entre las ciudades de Matsudo y Constanza, titulado «Intercambio entre la ciudad de Matsudo y la ciudad de Constanza a través de las peras».

Este esfuerzo conjunto, que se ha ido gestando desde 2015, emerge como un ejemplo excepcional de colaboración transcontinental que va más allá de las fronteras geográficas y abarca la cultura, la economía y la diplomacia.

Cultivando Peras y Fortaleciendo Lazos: Un Proyecto Único

Desde la ciudad de Matsudo, conocida por las célebres peras «Siglo XX», hasta la montañosa Constanza en la República Dominicana, esta alianza ha dado sus frutos, literalmente.

La cooperación para cultivar las peras de Matsudo en suelo dominicano ha evolucionado desde 2016, demostrando un compromiso inquebrantable a pesar de las adversidades, como la pandemia de COVID-19.

Lo más notable es el uso innovador del esquema de «Cooperación Técnica Comunitaria» de la JICA, que ha permitido adaptar las técnicas de cultivo al clima y la altitud de Constanza.

Este enfoque no solo representa un impulso para la diversificación de la producción de frutas en la República Dominicana, sino que también establece un precedente poco común de transferencia de conocimiento y colaboración técnica entre ciudades.

Deportes, bomberos y gastronomía: Vínculos más allá de las peras

La conexión entre Matsudo y Constanza no se limita a las peras. Antes de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio, Matsudo recibió a un atleta de taekwondo de la República Dominicana, demostrando un compromiso tangible con el intercambio cultural a través del deporte. Además, la donación de camiones de bomberos por parte de Matsudo a Constanza, fortaleció aún más los lazos entre ambas ciudades.

El acuerdo de asociación firmado entre los alcaldes de Matsudo y Constanza, con la presencia del embajador dominicano en Japón, Robert Takat, fue más allá de lo protocolar. Este pacto allanó el camino para iniciativas culinarias, como la venta de deliciosos postres elaborados con cacao dominicano en Matsudo, fusionando las tradiciones gastronómicas de ambos países.

Celebrando la diversidad y la contribución de inmigrantes

La conexión entre Constanza y los inmigrantes japoneses después de la Segunda Guerra Mundial, es un testimonio de la diversidad que enriquece la ciudad. El Festival de la Cosecha, celebrado en julio pasado, fue un escaparate de eventos japoneses como el baile bon, artes marciales y la historia de la inmigración.

El embajador Takagi Masahiro participó activamente en el festival, reflejando la riqueza cultural compartida entre Japón y la República Dominicana. Además, el evento destacó la contribución de los inmigrantes japoneses y españoles a la transformación de Constanza en una región agrícola de renombre.

Perspectivas futuras y agradecimiento por la cooperación

Este intercambio en curso entre Matsudo y Constanza no solo representa una alianza exitosa entre dos ciudades distantes, sino que también simboliza la colaboración fructífera entre Japón y la República Dominicana.

El embajador Takagi Masahiro, en su artículo, destaca solo una parte de este intercambio, dejando la puerta abierta para futuras iniciativas que consoliden aún más la amistad entre ambas naciones.

Fuente: presidencia.gov.do

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 + 9 =