De Suárez, a Felipe y Garr, historia del récord de hits

No puedo comprobar con una receta científica, si los días en la era del «Cambio Climático» son màs cortos, pero desde mi cubículo frente al Mar Caribe, palpo que enero va a una velocidad de Fórmula Uno, con unas curvas de virus Dengue, Covid y una gripe que es peor que una medida de coerción.

Los hechos pasan volando y las muestras son la Crisis en el COD que está como la arepa, un Round Robin de brinco y espanto, un días màs de la situación judicial de Wander Franco, el contrato de Juan Soto y una campaña política que ya comenzò a sembrar sus huellas de una guerra sucia que dejará más cicatrices que la Guerra Fría.

Pero como en este país estamos como el «Chicle Adams» que nos adaptamos a cualquier mordida, dejemos que la bola pique y se extienda porque «na e` na», pero es más saludable que hagamos un paréntesis para recordar las proezas de Olmedo Suárez, Felipe Alou y Ralph Garr en el encasillado de hits en la LIDOM.

El 15 de enero de 1959, hoy se cumplen 65 años, las Águilas Cibaeñas derrotan 3 por 2 a los Leones del Escogido, donde Felipe Rojas Alou (El Panqué de Haina), conectó doble y sencillo para llegar a 73 hits en la campaña y romper la marca de Olmedo -El Chelito- Suárez de 72 en 1953.

La marca de Felipe Rojas Alou estuvo vigente hasta el 16 de enero de 1971, cuando en el último juego de la serie regular, las Estrellas Orientales derrotaron 5-3 al Licey, donde el jardinero de los paquidermos, el norteamericano Ralph Garr disparó su hit 105 al derecho Milcìades Olivo estableciendo una marca irrompible. Garr estableció su rècord en 238 turnos, donde fijò un average de .457, líder de bateo.

Ironìas del bèisbol, cuando uno observa los llamados refuerzos en los equipos de Lidom en el 2023-24 debemos concluir como hemos descendido en calidad.

Y sì queremos hacer algunas comparaciones, veamos campañas destacadas de jugadores importados del pasado.

Alonzo Perry, Licey, en 1953 promedió .293, con 11 jonrones, 53 remolcadas, 11 dobles, 4 triples, 16 bases robadas.

Willie Kirkland, Escogido, en 1955-56 bateó .284, con 9 jonrones, 60 hits y 37 impulsadas.

Jim Beauchamp, Licey en 1970-71 bateó .387, con 14 dobles, 6 dobles, 7 cuadrangulares y 51 impulsadas.

Y para muestras otros botones como Dick Stuart en 1957-58 con las Aguilas, Ken Landreaux, de las Águilas en 1980-81, la de Ralph Bryant con el Escogido en 1986-87 y la de Steve Garvey con el Licey en 1972-73.

Los importados, los refuerzos de hoy son alitas cortas que el fanático olvida en un abrir y cerrar de ojos.

Fuente: Diariolibre.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 13 =