República Dominicana puede convertirse en un suplidor de películas

Los actores ensayan sus escenas, los extras esperan la señal y el director analiza cada detalle. El set requiere un despliegue de luces, cámaras y equipos de sonido para capturar el clip ideal. Tres películas se están filmando concomitantemente en los estudios de Lantica Media, empresa especializada en cine, ubicada en Juan Dolio, provincia San Pedro de Macorís, al este de la capital de República Dominicana.

Sin embargo, ser un destino cinematográfico requiere de platós que recreen la creatividad del director, infraestructura física, carreteras seguras, capacidad hotelera y el capital humano que satisfaga la demanda extranjera. Así lo entiende el director de operaciones de la multinacional, Albert Martínez, quien aseguró que la industria local debe ser el suplidor de los proyectos internacionales.

El ejecutivo pone como ejemplo la película Lost City (2022), que importó 150 talentos y empleó a 700 técnicos criollos. “Cuando el extranjero utiliza el talento local es sinónimo de costo-eficiente, porque se deja de importar (a extranjeros) para contratar a dominicanos”, expresó. Esta acción, según Martínez, refuerza la capacidad cinematográfica del país.

Según el ejecutivo, el cine local está en pleno desarrollo, ya que se está posicionando en el mercado global como un destino fílmico que brinda beneficios fiscales, gracias a la Ley 108-10 de Fomento de la Actividad Cinematográfica.

Para soportar este crecimiento y estar acorde a las necesidades del mercado global, en República Dominicana se debe formar al talento en el idioma inglés, que es el universal en el llamado “séptimo arte”.

Contenido

La Ley de Cine incentiva a los directores a instalar su base de filmación en el país. Para Martín, la captación de producciones extranjeras es “señal de que nuestra industria tendrá viabilidad a largo plazo”. No obstante, asegura que República Dominicana debe posicionarse en el “centro” cinematográfico de América Latina.

“Nuestro lugar es una industria creciente e incipiente, pionera de la región del Caribe y Latinoamérica, pero a largo plazo debemos ser la ‘Nueva Zelanda’ de la región”, agregó el ejecutivo a elDinero.

Sostiene que esa nación, ubicada en Oceanía, invierte US$2 billones en la creación de contenido extranjero. “¿Por qué República Dominicana no puede pasar de US$250 millones a US$600 millones?”, es decir, un aumento de 240%, con lo que a su juicio crecería la oferta y demanda del sector.

“Esto ocurrirá con el círculo virtuoso del apoyo gubernamental de la mano con los incentivos fiscales, la llegada de directores extranjeros y fomentar la inversión de capital privado. Mientras, nosotros capacitamos e introducimos más personas al arte”, aseguró Martín.

Fuente: Eldinero.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − 1 =