Las ballenas jorobadas dinamizan la economía en Samaná tras efectos del covid-19

Hasta la primera semana de marzo 21,000 turistas visitaron el Santuario de Mamíferos Marinos

La temporada de observación de ballenas jorobadas es un atractivo turístico natural que aporta a la economía de las zonas costeras de Samaná gracias a la visita de turistas extranjeros y locales.

Cada año a la costa norte del país llegan de 2,000 a 3,000 ejemplares de ballenas para aparearse en las cálidas aguas del Atlántico. Este evento ocurre de manera espontánea durante el período enero-marzo.

La observación de ballenas jorobadas es una de las actividades que hace diversificar el turismo en República Dominicana produciendo un dinamismo económico directo en las localidades y creando reacciones positivas en torno al cuidado del medio ambiente, indicó el ministro de Medio Ambiente, Orlando Jorge Mera.

Informó que el área protegida Santuario de Mamíferos Marinos, Banco de La Plata y La Navidad ha recibido este año la visita de 21,000 dominicanos, cifra que supera las estimaciones que tenía el Ministerio para esta temporada por las dificultades económicas que afrontan las familias por el coronavirus.

Los datos indican que el año pasado se registró la mayor cantidad de visitas al santuario con la llegada de 71,261 personas, de los cuales 10,139 fueron dominicanos y 61,122 extranjeros. Esto refleja que los dominicanos han sido parte esencial de la reactivación del turismo.

Tras el cierre de fronteras, aeropuertos y puertos como medida preventiva de los países para evitar el contagio del covid-19, el turismo dominicano se vio severamente afectado, lo que impactó la economía, en especial la de provincias turísticas.

En Samaná se realiza un recorrido en barco para observar las especies a distancia, mientras que, en Puerto Plata, por tener aguas menos profundas, las personas se pueden bañar y acercarse más a los mamíferos, detalló el ministro de Medio Ambiente.

Los mares de América del Norte son muy fríos, por lo que las ballenas jorobadas se trasladan al Caribe, que posee aguas cálidas para llevar a cabo su proceso de supervivencia. Se estima que entre un 80% y un 85% de la población total de ballenas jorobadas del Atlántico Norte, han nacido en aguas dominicanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 5 =