El plan de espectro radioeléctrico de República Dominicana tiene a 5G como faro

Una consulta pública, muchas horas de análisis, reuniones y observaciones reunidas de especialistas y de órganos internacionales del porte de la Unión Interamericana de Telecomunicaciones (UIT) y 5G América, marcaron la senda de un camino que el Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (Indotel) decidió recorrer y que hoy exhibe su primera meta: aprobó su “Plan maestro de uso del espectro radioeléctrico” (PMUER), con un horizonte a cinco y diez años, pero también con objetivos más inmediatos.

La resolución, -disponible aquí- aspira a “preparar” al país y ubicarlo a la vanguardia en la construcción de redes 5G; marco en el que analiza las ofertas de Claro y de Altice por la banda de 3.5 GHz; pero también en el camino hacia su apagón analógico y se inscribe en una estrategia más grande, en la que la reducción de su brecha digital y el crecimiento económico son parte medular. Por ello, establece plazos de corto, mediano y largo plazo, que exhiben una política de telecomunicaciones que viene trabajando en un marco moderno y ambicioso de transformación, de cara a la próxima década, la del 2030.

La iniciativa prevé cinco objetivos concretos: planificar un uso eficiente del espectro para posibilitar la oferta de los diferentes servicios, necesidades y avances tecnológicos; mejorar los trámites y la automatización de los procesos para su asignación; consolidar el modelo de vigilancia y control del espectro; actualizar el régimen normativo en torno a un uso óptimo; y apalancar la gestión del conocimiento en temas de espectro.

El plan establece, entre otras cosas, la necesidad de realizar un estudio y mapeo sobre el uso de redes 5G, que estará delineado para el segundo trimestre de 2022: “Dada la alta demanda de espectro, el desarrollo de nueva tecnología y el propósito de estar a la vanguardia de la misma, este estudio tiene como objetivo que República Dominicana cuente con la información pertinente para desarrollar una estrategia que le permita un desarrollo temprano y la pronta implementación de redes de 5G”.

En este caso, se prevé que en el cuarto trimestre de 2022 exista un plan de liberación a diez años y señala a bandas como la L, la de 600 MHz y las ubicadas por encima de ella, para ser usadas para 5G. “Se deben priorizar las bandas que tienen una proyección de asignación en el mediano plazo”, admite la resolución y agrega que también aspira a tener una estrategia de participación internacional para el primer trimestre de 2023.

Otro objetivo, para desarrollarse entre el cuarto trimestre del 2022 y 2024, es el de contar con una actualización del PNAF y poder determinar procesos de liberación de bandas identificadas para las Telecomunicaciones Móviles Internacionales (IMT, por sus siglas en inglés), “para ser subastadas en el corto plazo”, dice la letra del regulador.

Así, el mapa de ruta para las bandas IMT, incluyendo las destinadas para 5G, definirá las frecuencias y la cantidad en MHz disponibles y necesarios para los siguientes cinco años, como también los principales actores. De esta manera, este plan se propone como un enlace con los objetivos políticos de la gestión al propiciar “una mayor cobertura de los servicios públicos de telecomunicaciones, un gobierno altamente digital, las TICs como eje transversal de la economía digital y del crecimiento del país”.

Otro buen ejemplo lo dan las iniciativas a planificar y disponibilizar el espectro “para la implementación de la Televisión Terrestre Digital (TTD) y la liberación del dividendo digital”. Se trata, en este caso, de avanzar en una ordenada migración de la banda de 700 MHz y de transición a la TTD; y de una propuesta de reorganización de las bandas de radiodifusión para televisión de cara al apagón analógico.

En este aspecto, el cuarto trimestre de 2021 sería el momento en que se tendrían definiciones y lineamientos para los dos años sucesivos para que, a fines de 2022, los concesionarios del servicio de radiodifusión televisiva ya se encuentren operando en formato digital ATSC 1.0. El plan es que, a cinco años, la TTD sea una realidad y el apagón analógico un hecho.

A su vez, esta aprobación señala al Servicio Universal como la llave para llegar con Internet a toda la población; las estrategias de conectividad para prevenir y mitigar los escenarios de desastres naturales, la automatización para facilitar la asignación del espectro y la profundización de políticas de control para detectar y combatir el uso ilegal de las frecuencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 − 3 =