EEUU da apoyo al país en la creación de la ley de extinción de dominio

La administradora de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), Samantha Power, indicó que la nación Norteamérica está brindando asistencia para crear un sistema civil de extinción de dominio y de esta forma recuperar los bienes adquiridos mediante la corrupción.

Las declaraciones fueron dadas por Power al concluir el segundo diálogo bilateral de alto nivel para tratar reformas institucionales.

Actualmente el Congreso Nacional trabaja en la creación de esta legislatura impulsada por el senador Antonio Taveras

“La justicia es elemental. Es necesaria. Y los Estados Unidos está comprometido a asociarse con la administración del presidente Abinader para demostrar que el crimen no compensa. Por ejemplo, estamos dando asistencia a la República Dominicana para crear un sistema civil de extinción de dominio, para que el estado pueda recuperar activos robados y devolverlos a las manos del pueblo, donde pertenecen”, indico.

Entre los logros que se ha alcanzado en este ámbito, los Estados Unidos señalaron que este apoyo incluye recomendaciones de expertos alineadas con las mejores prácticas internacionales en 11 áreas claves.

Asimismo se brindó asistencia técnica para profundizar el debate entre el poder legislativo, la sociedad civil y el sector privado sobre el diseño y la implementación de leyes similares de decomiso de activos civiles en todo el mundo.

A continuación el discurso completo

Buenas tardes a todos. Es un placer estar al lado del presidente Abinader y acompañarlos, Encargado de negocios Thomas, ministro Álvarez y todos los líderes, ministros y personal de la embajada, reunidos aquí hoy para un evento que verdaderamente inspira gran entusiasmo por parte de los Estados Unidos.

He sido una visitante frecuente de la República Dominicana durante las últimas dos décadas; mi hijo de 12 años juega béisbol cada febrero aquí en Consuelo, San Pedro de Macorís. No pudo acompañarme el hoy, pero le conseguí un autógrafo de Rufo, así al menos no regresaré con las manos vacías.

Pero, aunque mi hijo pueda estar sumamente emocionado por el béisbol dominicano, yo estoy conmovida por la democracia dominicana. Cuando él oyó que podría tener una oportunidad de hablar con Vlad Guerrero, quedó muy impresionado.

Cuando yo oí que podría hablar de reformas institucionales al lado del presidente Abinader salté de emoción por la oportunidad.

La reforma institucional quizás no sea un tema que atrae a las masas, que llega a los titulares de los diarios o hace que la gente mire de cerca la televisión. Pero tal vez no haya otro tema más importante para el futuro de la República Dominicana.

Ahora y por 20 años la República Dominicana ha sido una de las economías que ha crecido con mayor rapidez en el hemisferio occidental. Este auge de crecimiento e industria resonante ha atraído casi a la mitad de toda la inversión en el Caribe antes de que llegara la pandemia del COVID-19. En el año 2020 sus ciudadanos exigieron un cambio, un gobierno más responsable y progreso real en la lucha contra la corrupción. Lo que llevó a una transferencia de poder pacífica de un partido político a otro en 16 años.

Desde que asumió el poder, el presidente Abinader ha reforzado el estado de derecho en la República Dominicana y ha demostrado que las democracias pueden dar resultados a sus ciudadanos.

Quiero recalcar algo que podría no ser tan obvio, si se vive aquí en este país: el Presidente Abinader está llevando a cabo pasos reformistas en un momento en que otros gobiernos en la región y en todo el mundo se están alejando del estado de derecho y ven las leyes y las limitaciones institucionales como un inconveniente. Practican lo que hoy llamamos retroceso democrático.

En abril, durante el pasado Diálogo de Alto Nivel, los Estados Unidos acordó trabajar con la República Dominicana en metas compartidas de las cuales recién tuve la oportunidad de discutir con el presidente y el ministro Álvarez. Metas compartidas como la reforma policial, la anticorrupción, y avanzar en temas de transparencia, derechos humanos y antidiscriminación. Como nuestros socios en la República Dominicana, reconocemos que la corrupción no solo debilita los procesos democráticos, sino que disminuye el crecimiento económico y aleja la inversión privada. Por esta razón, el presidente Biden ha hecho de la lucha contra la corrupción una prioridad sin precedentes para los Estados Unidos. Es el primer presidente estadounidense en hacer de la corrupción una prioridad de seguridad nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve − nueve =