JUNIO 2010

Nueva Constitución, Nuevo Congreso, ¿Nueva Política Económica ? : Perspectivas para la Economía Dominicana en el Segundo Semestre 2010”

Desayuno de Inteligencia Económica de la Asociación Dominicana de Empresas de Inversión Extranjera (ASIEX)

Santo Domingo – 10 de Junio 2010

De acuerdo a su presentación Nueva Constitución, Nuevo Congreso, ¿Nueva Política Económica ? : Perspectivas para la Economía Dominicana en el Segundo Semestre 2010, en ocasión del Desayuno de Inteligencia Económica de la Asociación Dominicana de Empresas de Inversión Extranjera (ASIEX) que celebró ASIEX el pasado 10 de junio en un hotel capitaleño, el economista Henri HEBRARD afirmó que la economía global es actualmente impactada por dos fuerzas contradictorias: por un lado, la economía estadounidense está confirmando que ha vuelto a crecer en el 1er. Trimestre 2010, aunque a un ritmo menos elevado de lo esperado (+3.0%), al igual que las economías emergentes (incluyendo Latinoamérica), con lo que el comercio mundial crecería un 7% en el 2010; por el otro lado, ha habido un deterioro significativo en Europa, lo que ha provocado un incremento de las primas de riesgo en las emisiones de bonos soberanos, y sobretodo, un derrumbe del euro que ha llegado a cotizarse por debajo de US $1.20/euro por primera vez en más de cuatro años. Es posible que los profundos ajustes fiscales anunciados en Europa tengan un impacto muy negativo sobre economías como la República Dominicana, por la importancia de las remesas y del turismo. Como confirmación de los riesgos en la economía global, el petróleo, que había superado los US $85/barril el mes pasado, sufrió un derrumbe aparatoso hasta por debajo de los US $70; del mismo modo, el oro se ha convertido en valor refugio, superando sus más altas cotizaciones históricas (US $1,231/onza esta semana). A pesar de estos nubarrones que vienen de Europa, el Banco Mundial (BM) acaba de dar a conocer su nueva proyección para la economía mundial, confirmando pronósticos anteriores del Fondo Monetario Internacional (FMI): después de una caída de la economía global en un 2.3% del PIB (año 2009) y de un 2.4% en el caso de Latinoamérica, el BM espera crecimientos del 4.5%, 4.1% y 4.2% para los tres años siguientes a nivel global, y del 4.4%, 4.1% y 4.2% a nivel latinoamericano.

Durante el primer trimestre 2010, el PIB de los Estados Unidos creció un 3.0%, por debajo del ritmo del trimestre anterior cuando la economía creció un 5.6%. A pesar de este nuevo crecimiento, otros indicadores sugieren que la economía estadounidense sigue enfrentando turbulencias importantes: el mercado laboral no ha mejorado significativamente, con una tasa de desempleo del 9.7% en mayo 2010; los indicadores cualitativos del empleo siguen deteriorándose, con una creciente duración promedio del desempleo, la cual alcanza ya 34.4 semanas vs. 16.9 semanas (febrero 2008), y la cantidad de estadounidenses sin trabajo por más de 27 semanas que llegó a 6.7 millones (mayo 2010) vs. apenas 1.3 millones (febrero 2008); es más, según la publicación mensual del Bureau of Labor Statistics, el verdadero desempleo (medido por el indicador U-6) llega hoy a 16.6%… En cuanto al mercado inmobiliario, el importante índice S& P/Case Schiller, que mide el valor de las propiedades en 20 mercados claves de los Estados Unidos, muestra que los precios han vuelto a bajar durante el 1er trimestre 2010, devolviendo los precios promedio a su nivel de la primavera 2003. No se puede hablar de recuperación firme de la economía estadounidense sin que haya una franca mejoría en el empleo y en el sector inmobiliario, por lo que la actual tendencia obliga a mantenerse muy reservado sobre la intensidad de la recuperación económica del principal socio comercial de la República Dominicana.

En el plano local, Henri HEBRARD afirmó, en la segunda parte de la presentación, que asistimos al esperado rebote de la economía dominicana, dentro de un marco de estabilidad monetaria y cambiaria. A pesar del pequeño ajuste en el tipo de cambio durante mayo (devaluación de 29 centavos), el ritmo anualizado de devaluación se mantiene relativamente bajo (2.22%) y permite proyectar un tipo de cambio debajo de los RD $38 para final de año. En cuanto a la inflación, si bien el ritmo anualizado a abril 2010 (+7.77%) está ligeramente por encima del rango proyectado con el FMI (entre 6 y 7%), se debe exclusivamente a los fuertes aumentos de los combustibles durante el 1er cuatrimestre del año, tendencia que debería aflojar por lo que resta del año. En cuanto al crecimiento del PIB (+7.5% según la primera estimación del Banco Central), cuando se descompone este crecimiento entre los subsectores de actividad, a diferencia de los trimestres anteriores, se observa un crecimiento mucho más parejo: las Telecomunicaciones crecieron un 6.0%, la Intermediación Financiera un 7.3%, y los Otros Servicios un 6.6%, mientras en el caso de los sectores productivos, la Agricultura crecía un 9.6%, mientras la Industria avanzaba un 6.9%; finalmente, y gracias al impulso de la inversión pública y de las bajas tasas de interés, la Construcción registraba un muy fuerte crecimiento (+19.4%) que contrasta con la caída del 21.9% registrada el año anterior. Del mismo modo, los sectores generadores de divisas confirman estas buenas noticias: las exportaciones totales del país registran un sensible crecimiento del 10.5%, equivalente a un aporte adicional de US $135 millones; es más, al excluir el impacto de las zonas francas (menos US $68 millones), y las ventas de combustibles por los aeropuertos, el resto del sector exportador dominicano registra un fuerte crecimiento del 56.3%, en gran medida debido a la demanda extraordinaria de productos desde Haití. En cuanto a los ingresos por turismo presentan una pequeña recuperación del 4.0%, equivalente a US $49 millones durante el 1er trimestre, gracias en parte al flujo extraordinario de socorristas y de refugiados por el terremoto en Haití. Finalmente, después de cinco trimestres consecutivos a la baja, las remesas crecieron para alcanzar S $783 millones (5.5% más que el año anterior), cifra todavía inferior a lo recibido durante el año 2008.

En cuanto al resultado fiscal, si bien el déficit fiscal (RD $15,400 millones) está en línea con lo acordado con el FMI (RD $15,700 millones), según las cifras de la Dirección General de Presupuesto (DIGEPRES), las recaudaciones cerraron RD $5,100 millones por debajo de lo proyectado por el FMI, y los gastos corrientes muestran un sobregiro de RD $6,000 millones (debido a los subsidios y un ligero sobre gasto en la nómina pública), lo que debió ser compensado por una reducción considerable de RD $13,500 millones en la inversión pública en comparación con lo acordado con el FMI. Estas cifras muestran que, a pesar del mayor crecimiento económico, las recaudaciones han crecido por debajo de lo esperado, lo que estaría ejerciendo presiones sobre las proyecciones de la segunda mitad del año.

En la última parte de su charla, HEBRARD pasó a analizar las proyecciones de la economía local para el resto del año. En cuanto al PIB, HEBRARD estima posible un crecimiento entre 5.5% y 6%, sobre la base del crecimiento en la demanda de crédito por parte del sector privado, el cual llegó a RD $292 mil millones al 31 de mayo de 2010 vs. RD $247.7 mil millones hace doce meses, equivalente a un crecimiento anualizado del 17.9%. Sin embargo, reveló que la baja de las tasas de interés habría llegado a su final, inclusive, ya se observa un ligero incremento de las tasas en el mes de mayo, cuando la tasa promedio ponderado de los bancos subió del 11.31% al 11.92%.

Finalmente, un eanálisis dtallado del sector turismo muestra que después de un primer trimestre positivo, la llegada de visitantes por vía aérea cayó en un 3.6% en abril, confirmando el temor expresado en la sesión del mes de marzo, cuando alertamos que, una vez descontado el efecto de Haití, el crecimiento aparente se vuelve básicamente nulo al finalizar abril: en efecto, de los 22,501 turistas adicionales por lo que va del año, entre 18,000 y 19,000 se deben al impacto extraordinario del terremoto en Haití. Las proyecciones negativas para las economías europeas podrían traducirse en caídas adicionales durante la venidera temporada alta del verano.

Para concluir, en el área fiscal, las recaudaciones de la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) confirman el repunte positivo de la economía dominicana desde inicio del año 2010: después de descontar los crecimientos atribuibles a la inflación, a la devaluación y al incremento de los precios del petróleo, se observa un crecimiento real del 2.6% hasta mayo, y un crecimiento nominal del 12.7%. Habrá de esperar las próximas semanas para saber cuales son las medidas que se implementarán para acelerar el crecimiento de las recaudaciones en cumplimiento con el acuerdo firmado con el FMI.

El próximo desayuno de Inteligencia Económica de ASIEX tendrá lugar en la segunda quincena de julio para evaluar los primeros resultados semestrales de la economía dominicana, y afinar las principales variables macro-económicas para el resto del año 2010.

NOTICIAS ECONÓMICAS DEL BANCO CENTRAL DE REPÚBLICA DOMINICANA

Los últimos cuadros de los Precios de Combustibles en República Dominicana

Petróleo y Moneda – Informe Semanal para la semana del 5 al 11 de junio de 2010Logo Petroleo y Moneda

Rebote por fuera, congelación por dentro…

A pesar de la ligera recuperación de los precios del petróleo, que han vuelto a colocarse por encima de los US $70 por barril (referencia West Texas IntermediateWTI) los precios de todos los combustibles se mantendrán congelados en la República Dominicana, según la lista de precios publicada por el Ministerio de Industria y Comercio (MIC) para la semana empezando el 5 de junio de 2010.

En consecuencia, para la segunda semana de junio, los precios de la Gasolina Premium se mantienen en RD $161.20, repitiendo así su más bajo precio desde marzo, al igual que en el caso de la Gasolina Regular, que se congela en RD $150.90 (o sea apenas un 8.6% por encima de los precios vigentes hace exactamente un año). Por su parte, el precio del Gasoil Regular se mantiene en RD $128.40 (o sea un 14.8% por encima de hace un año); en cuanto al galón de Fuel Oil, repite su más bajo precio desde octubre 2009, o sea RD $91.32 por galón (11% por encima del año pasado). Finalmente, los precios del galón de GLP permanecen sin cambios a $74.21, lo que representa su nivel más bajo desde el mes de noviembre 2009.

Sin sorpresa, el precio promedio semanal de la canasta de referencia, calculado por Henri Hebrard Consultants, se mantiene en RD $109.46 por galón, su menor nivel desde la semana del 13 de febrero 2010 (ver Anexo 1: “Precios Semanales de los Principales Combustibles en la República Dominicana – Mayo 2010”). Después de haber cerrado ligeramente al alza el mes pasado, al subir de RD $112.75 a RD $113.30 (o sea un 0.49% vs. el mes anterior), se puede anticipar que este indicador muestre una baja sensible para el mes de junio: por lo que va del mes, está un 3.39% por debajo del mes de mayo, con lo que la tasa de inflación que publicará el Banco Central pudiera ser negativa para este mismo mes de junio, eso sí, asumiendo que los precios del petróleo no prosigan el intento de rebote registrado esta semana.

Finalmente, la cotización promedio del WTI para el mes de mayo cerró en US $76.65, o sea un 8.85% por debajo del promedio del mes de abril (que fue de US $84.09 por barril), y por lo que va del mes de junio, se establece en US $71.26 (o sea, un 7.03% por debajo del mes de mayo). Como se puede observar en el Anexo 2: Precios Semanales de Referencia del Barril de Crudo – Referencia WTI, los precios del petróleo parecen haber rebotado nuevamente sobre la línea de los US $70, ya que, según los estudios de la industria, nuevas inversiones en petróleo no son rentables por debajo de estos US $70. La única posibilidad de que los precios vuelvan a colocarse y a mantenerse por debajo de esta barrera sicológica (y económica) sería que la economía global vuelva a recaer en el corto plazo por los temores de inestabilidad financiera en Europa; esto, sin duda alguna, sería a la larga una muy mala noticia para la economía dominicana, y más especialmente, para los sectores turismo y remesas; de hecho el derrumbe del euro (de US $1.60 a US $1.20) representa una pérdida estimada entre RD $5,628 y RD $7,034 millones en base anual para los hogares dominicanos receptores de remesas, lo que, obviamente, recorta directamente su nivel de consumo con el consiguiente impacto en el crecimiento de la economía dominicana.

Anexo 1 01

Anexo 2 01

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + siete =