BCIE afirma que inversiones en República Dominicana son carta de presentación

Las consecuencias ocasionadas por la pandemia ha hecho que los gobiernos globales se apoyen en políticas monetarias expansivas y fuentes de financiamiento con organismos multilaterales para afrontar la crisis sanitaria, económica y social derivada del covid-19.

En ese sentido, el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) está desarrollando una agenda de trabajo destinada a apoyar con nuevos programas e incentivos a los sectores financieros y privados de sus países miembros, con el objetivo de garantizar una recuperación económica sostenible en el tiempo, así como fortalecer la unidad regional de cara a la prevención de futuras crisis.

Dentro de esos planes, República Dominicana ocupa una posición importante como uno de sus socios más valorados de la región del Caribe.

“Estamos en una agenda de reactivación económica de toda la región y ese es el motivo por el cual estamos en República Dominicana, trabajando en conjunto con todos los gobiernos para volver a esa normalidad (antes) de la pandemia (y) ayudar a recuperar el tema del empleo (…) (porque) ya los Estados han hecho bastante. Están endeudados, entonces queremos apoyarlos con políticas públicas para que el sector privado haga su parte”, explicó Dante Mossi, presidente ejecutivo del BCIE.

Proyectos
Entre los proyectos que se encuentran dentro de la carpeta de trabajo del BCIE, Mossi resaltó la construcción de una línea ferroviaria que conecte a las ciudades de Santo Domingo y Santiago, “un proyecto de envergadura” que colocará al país “en el mapa de los inversionistas internacionales”. El proyecto se encuentra bajo estudios de factibilidad y cuenta con el respaldo de US$630 millones como parte de un acuerdo de colaboración entre el organismo multilateral y el gobierno de Corea.

Asimismo, Mossi afirmó que el presidente de la República, Luis Abinader, solicitó ayuda del BCIE para el desarrollo del proyecto turístico de Pedernales, una iniciativa que pretende, mediante alianza público-privada, atraer inversiones que permitan dinamizar la economía de toda la región Sur a través del incentivo al turismo de esa zona.

La sostenibilidad ambiental es uno de los ejes de trabajo clave del BCIE como entidad certificada por el Fondo Verde del Clima de Naciones Unidas para el Cambio Climático. En ese sentido, el BCIE se encuentra interesado en realizar inversiones que ayuden a generar mayores recursos provenientes de fondos renovables.

Esto ha motivado al financiamiento de la presa de Montegrande en su tercera fase, un “proyecto insignia” que ha contado con US$249.6 millones por parte del Banco para su desarrollo. También el complejo hidroeléctrico de Palomino, del cual se espera una capacidad de generación de 80 vatios de energía limpia y que ha contado con fondos por US$130 millones, y el apoyo a la construcción del gasoducto que la empresa AES Dominicana tiene en San Pedro de Macorís y para el cual ha destinado un préstamo de US$54 millones.

Dante Mossi también enumeró otras iniciativas en estudio, como la modernización del puerto de Haina, un proyecto para contribuir con el desarrollo del sector agrícola e iniciativas para mejorar la movilidad vial, como la asistencia financiera al proyecto de la autopista del Coral y la ampliación del Corredor Vial del Este. “Estamos muy contentos de que República Dominicana amplíe su participación dentro del BCIE, lo que para nosotros siempre son buenas noticias”, manifestó.

Línea crediticia
Además de estos proyectos macro, el BCIE cuenta con líneas de crédito abiertas a apoyar al sector privado, sobre todo a los pequeños y medianos empresarios del sector industrial, que canaliza a través del Banco Popular, el Banreservas y, recientemente, el Banco Nacional de las Exportaciones (Bandex).

Mossi explicó que cada uno de estos bancos cuenta con su propio nicho de mercado, y que el BCIE se mantiene “en una búsqueda activa” de otras entidades de intermediación financiera a través de las cuales sea posible llevar los fondos a los trabajadores de las comunidades rurales.

Por motivos de la pandemia, el organismo preparó un programa de emergencia que amplió el programa de US$350 a US$650 millones. De este programa, se desprende un Fondo de Garantías, un instrumento que permite garantizar hasta el 75% del monto total del préstamo solicitado, dejando a manos del empresario garantizar sólo el 25%.

Los requisitos para acceder son que el solicitante sea un pequeño empresario, que tenga un negocio que funcione, que demuestre que perdió su empleo durante la pandemia y que tuviera buena salud financiera previo al covid-19.

Aspiraciones
El presidente ejecutivo del BCIE explicó que ahora, más que nunca, la entidad busca reforzar las relaciones multilaterales entre sus socios miembros, para lo cual ha preparado un foro empresarial que se celebrará en Punta Cana, en el que participarán representantes de alto nivel del sector privado de toda Centroamérica.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

quince − 3 =