Conferencia Técnica Preparatoria por Haití

Declaración Oficial de los Copresidentes

Santo Domingo, 17 de marzo 2010

El terremoto de 7,3 en la escala de Richter que devastó Haití el 12 de enero, representa un importante revés para la economía del país y la estabilidad social, después de un progreso sostenido en la estabilidad macroeconómica, el crecimiento, los esfuerzos de reforma en la gobernabilidad y la seguridad. La Conferencia de Donantes del 31 de marzo en Nueva York es una oportunidad importante para la comunidad internacional de demostrar concretamente su apoyo al país, permitir a Haití sobrepasar con éxito los próximos meses y reconstruir una sociedad más flexible. La reconstrucción de un mejorado Haití se refiere no sólo al reconstrucción física sino también a los cimientos y pilares del Estado-Sus instituciones.

Bajo la co-presidencia del Presidente dominicano Dr. Leonel Fernández Reyna y Primer Ministro de HaitíJean Max Bellerive, representantes de 28 países y organismos internacionales se reunieron en Santo Domingo para discutir el proceso preparatorio de la Conferencia de Donantes de Haití que se celebrará en Nueva York el 31 de marzo 2010 .

Durante las deliberaciones, tomando como referencia el Plan de Acción Nacional para la Reconstrucción y el Desarrollo de Haití y de la evaluación de daños y necesidades Post Desastre (PDNA), discutimos y acordamos lo siguiente:

  1. El Gobierno de Haití ha presentado una visión clara y convincente del país, que recoge los desafíos y oportunidades para el futuro con la participación de diferentes sectores haitianos, entre ellos la Sociedad Civil (OSC), la diáspora y el sector privado. El documento pone de relieve la función de mejorar la transparencia, mejorar la prestación de servicios básicos y la promoción de nuevos polos de crecimiento y desarrollo económico local. También analiza el papel futuro de Puerto Príncipe como ciudad, las fases de la reconstrucción en el área rural y cómo mejor construir; identifica las necesidades a corto plazo con recursos de apoyo presupuestario (vivienda, requerimientos para el mantenimiento de la administración pública) y mediano plazo, así como acciones binacionales con la República Dominicana.
  2. Adecuada y unificada visión de los recursos del Gobierno (incluido el apoyo presupuestal) con una óptimas unificación de los recursos de los donantes tradicionales, los nuevos donantes y los no gubernamentales, incluido el sector privado y la Sociedad Civil.El compromiso para la buena gobernanza es esencial. El Gobierno haitiano reforzará las estructuras y mecanismos para garantizar que los fondos sean administrados y utilizados de manera prudente y transparencia fiduciaria y que los fondos puedan ser monitoreados.

    Para avanzar, las acciones esenciales incluyen: (i) restaurar las funciones básicas económicas y financieras en los principales organismos económicos (Ministerio de Finanzas y Banco Central), (ii) comprobar el estado y el progreso acelerado de la gestión financiera pública (especialmente en la contratación y la contabilidad), (iii) el total de la ayuda eficaz de seguimiento y seguimiento de procesos de rendición de cuentas mutua; (iv) monitoreo sistemático e independiente y de reporte a los donantes sobre la ejecución y los gastos, (v) modificar el sistemas del gasto público focalizando los gastos a las necesidades que demanda la comunidad y con ellos garantizar la gobernabilidad.

    Apoyo Presupuestario. Los participantes reconocieron la necesidad de proporcionar un apoyo presupuestario al gobierno haitiano para atender las necesidades inmediatas y apremiantes. La ayuda financiera puede ser recibida y manejada directamente por el Gobierno de Haití, con el establecimiento de mecanismos de monitoreo, evaluación y transparencia que le permita a la comunidad internacional supervisar el uso de los recursos.

    El destino del apoyo presupuestario se centrará principalmente en medidas inmediatas para proporcionar soluciones de vivienda, intervenciones en las zonas afectadas impulsando la generación de empleo, apoyo sustancial y capacitación a la administración pública para fortalecer las funciones de gobierno. Para ello, la comunidad internacional se compromete a proporcionar 350 millones de dólares en apoyo presupuestal adicional necesario para el cierre del 2010.

    Rol evidente del sector privado y articulación de Gobierno de las más criticas políticas y reformas normativas a ser introducidas para facilitar la participación del sector privado. Incrementar el acceso a la financiación a las micro, pequeñas y medianas empresas, entre otros, es esencial para facilitar la participación nacional en el desarrollo de infraestructura, la reconstrucción y el desarrollo empresarial en general.

    Es importante también prestar apoyo al sector bancario para evitar problemas adicionales al sistema económico y financiero.

  3. Recursos adicionales y mecanismos acordados para la financiación, ejecución y seguimiento de la visión del Gobierno y el plan de acción. El Fondo de Reconstrucción de Haití (MDTF), con una ventana de Fondo Fiduciario será administrado por un Comité Directivo integrado por el Gobierno de Haití y los donantes, con el Banco Mundial como agente fiscal. En términos de duración para lo cual el apoyo es solicitado, los donantes se comprometan a proporcionar 3,800 millones de dólares para financiar la reconstrucción y la recuperación de las necesidades prioritarias de Haití, que abarca un período de 18 meses, como se indica en el PDNA. La transparencia adquirida por el MDTF complementará el mecanismo de monitoreo de la ayuda implementado por el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).
    Entre las actividades a ser financiadas por este Fondo Fiduciario serán: la desconcentración y la descentralización de Haití, incluida la creación de nuevos polos de desarrollo, infraestructura, las cuencas hidrográficas y la gestión del riesgo de desastres, fortalecimiento de las capacidades de las instituciones gubernamentales nacionales y locales, el fortalecimiento del sector privado y el restablecimiento de los servicios sociales básicos, y otros.El gobierno también ha propuesto la creación de un comité de reconstrucción interino co-presidido por el Primer Ministro de Haití y el enviado especial para las Naciones Unidas para la Reconstrucción de Haití. Este Comité actuará durante 18 meses hasta que se cree la agencia de reconstrucción.
  4. Una política de vivienda. Mejoras inmediatas y tangibles en los servicios que eleven las condiciones de vida de los haitianos y contribuya a la estabilidad social. La necesidad más inmediata es la provisión de viviendas. Varias de las medidas se pueden tomar de inmediato, por ejemplo: (i) Mover la población de las zonas bajas, (ii) un esfuerzo concertado con los principales organismos de las Naciones Unidas y otros, en drenaje y limpieza de canales. Los donantes deberán trabajar con el Gobierno de Haití para el suministro de 130.000 tiendas de campaña para resolver las necesidades urgentes de vivienda. Esta acción debe ir acompañada de un programa de creación de empleo para apoyar a las familias involucradas en el proceso de reconstrucción.
  5. Compromiso de celebrar las elecciones en Haití tan pronto como sea posible para evitar un vacío político.
  6. El presidente dominicano, Leonel Fernández se comprometió a construir una universidad pública completamente equipada para Haití en asociación con el sector privado dominicano y la sociedad civil, que beneficiará a 10.000 estudiantes y fortalecerá el sistema educativo de Haití y el desarrollo general del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diez + 5 =