Salto de Socoa, monumento natural a solo 50 minutos de SD

Los alrededores de Santo Domingo están repletos de atractivos naturales que en ocasiones lucen oculto o poco conocidos, pese a la cercanía con el principal centro urbano del país.

El periodo de pandemia obligó a los dominicanos a mirar hacia el interior del país e ir más allá de los grandes hoteles o las playas, que son la principal ancla del turismo internacional. Ese tiempo que inició el 18 de marzo de 2020 cambió el nivel de valoración de la belleza de lo simple o redescubrir aquello que tenemos tan cerca.

Salto de Socoa RDLa provincia Monte Plata, cuenta con grandes bellezas naturales, tanto así que ha sido bautizada como la ^Provincia Esmeralda`. Los moradores de Santo Domingo tienen en Monte Plata varios atractivos econturísticos hermosos, cercanos y económicos.

Para muestra un botón: el monumento natural “Salto de Socoa”, que exhibe una belleza única y crea una gran cantidad de balneario a solo 50 minutos de Santo Domingo (en vehículo), con un acceso fácil, seguro y cómodo.

El Salto de Socoa está a la orilla de la carretera Juan Pablo II (Santo Domingo-Samaná) a unos 15 kilómetros del segundo peaje con balnearios de aguas frescas y cristalinas, con un ambiente ideal para compartir en grupos familiares o de amigos.

La cascada cae en un abrupto desnivel del río Socoa, creando una cortina de agua de unos 20 metros, que al reanudar su curso, en la parte baja, va dejando en su camino numerosos pequeños balnearios, ideales para mitigar el calor.

Está ubicado en medio del verdor del parque nacional Los Haitises, perteneciente al municipio Sabana Grande de Boyó y aunque está dentro de una propiedad privada, se permite el acceso con el pago de una muy económica cuota de 100 pesos, que a la vez incluye el estacionamiento vigilado.

Si va desde Santo Domingo, luego de cruzar el segundo peaje de la carretera Juan Pablo II, cuando se aproxime como al kilómetro 60 de la vía, a su mano derecha verá un letrero dándole la bienvenida al Salto Socoa. Ahí hará un leve giro a la derecha para incorporarse a una especie de camino marginal de la avenida, que lo llevará hasta la entrada del Salto en menos de cinco minutos.

Ambiente rural

En la entrada, de inmediato se ofrece una visual donde el ambiente rural predomina. Hay varios kioskos que sirven al vacacionista prepararse para tomar el sendero que lo llevará al Salto. En la misma área hay un pequeño establecimiento donde puedes comprar líquidos y otro donde venden comida, lo cual es parte de la experiencia del viaje.

Sin lujo alguno, doña Ramona Marte atiende su cocina rural, un fogón de leña donde prepara comida característica de los dominicanos (locrio, moro, arroz blanco, habichuelas, ensaladas) a solo 200 pesos el servicio.

Doña Ramona explica que al salto van muchos extranjeros y grupos de dominicanos que van en familia o en grupo de amigos, que bajan al Salto a pasar una tarde refrescante y en contacto con la naturaleza.

El sendero

Llegados a este punto, se ha preparado un sendero con escalones ecológicos que facilitan el recorrido final para llegar al Salto, alrededor de unos 500 metros.

Al término de la primera mitad del sendero se empieza a escuchar el rugir del agua que cae del salto para continuar su camino por el río Socoa.

Tan pronto se descubre la cortina de agua, el clima fresco y la visual del agua cristalina que se desplaza hacia la parte baja, chocando contra las piedras y formando una escalera de piscinas naturales que invitan a un chapuzón, el visitante se da cuenta que está realmente frente a un monumento natural.

Para disfrutar con mayor comodidad el baño debajo del Salto o en cualquiera de los balnearios que se van creando en el paso del río es recomendable usar calzados de agua, pues hay muchas rocas en el lecho que pueden provocar lesiones con alguna mala pisada.

De igual manera, en el balneario al pie del Salto hay varias sogas que marcan los límites para las personas que no saben nadar debido a la profundidad de las aguas en esos puntos.

Los nadadores diestros pueden cruzar el charco, que es relativamente corto, y mirar desde la parte trasera de la cortina de agua, un espectáculo inolvidable, pero sabiendo que está prohibido saltar desde el Salto también por razones de seguridad.

Es importante respetar las señalizaciones de seguridad para garantizar una estadía sin contratiempos.

Las “pozas”

Quienes van en familia o en grupo de amigos suelen preferir algunas de las “pozas” que se van sucediendo luego de la caída del Salto, que crean especies de piscinas naturales con islotes donde puede poner sus bultos, neveritas con sus bebidas y hasta algunas picaderas.

Hidromasajes

Una de las experiencias más agradables es sentarse debajo de una de las rocas por donde cae el agua, cuya fuerza da una especie de masaje natural comparado con cualquier spa de un lujoso hotel.

Relajarte mientras el agua te golpea constantemente los hombros o la parte superior de la espalda constituye una motivación adicional para ir al Salto de Socoa.

Algunas mujeres se animan para cubrirse de barro, tomándolo de alguna de las cavernas que con el paso del tiempo han abierto las aguas. Luego de cubrirse parte del rostro o del cuerpo con el barro se meten al agua fría.

Bosque tropical

Al estar en la zona de los Haitises, el Salto de Socoa queda enclavado en medio de una especie de bosque tropical con una amplia vegetación.

La zona se caracteriza por su amplia pluviometría, lo que hace que una gran parte del año se registren lluvias. Cuando ha llovido, los senderistas deben tomar precauciones adicionales para evitar resbalar, siempre teniendo el cuidado de no golpearse con alguna roca.

Precauciones adicionales

Las características del Salto de Socoa lo hacen recomendable para toda la familia, pero es conveniente excluir niños muy pequeños o mujeres embarazadas porque las aguas suelen golpear con fuerza y porque siempre se está expuesto a una caída al pisar una de las rocas del lecho del río.

Nacimiento

El río Socoa nace en las proximidades del Batey Santana, en Monte Plata, en la zona de incidencia de Los Haitises, y su curso medio está protegido como Monumento Natural.

Lo más concurrido

El día de mayor concurrencia es el domingo, especialmente después del mediodía. Los días de semana la visitación es muy reducida, por lo que es recomendable ir en grupo, aunque la zona es bastante segura y el acceso es controlado.

8:00 de la mañana. Abre el acceso y cierra a las 6:00 de la tarde, horario establecido para que la gente disfrute con luz solar.

Saber más: DESTINOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciocho + 16 =