Pedernales

Ubicada en el suroeste de República Dominicana, en la frontera con Haití, la provincia de Pedernales es uno de los puntos más remotos del país. Sin embargo, este distante paisaje costero y desértico es uno de los destinos más populares para los exploradores. Un lugar donde las carreteras están alineadas con cactus gigantes que permiten ver vistas intermitentes de las orillas con sus aguas iridiscentes de color turquesa, donde las vacas y las iguanas decoran el paisaje y donde los naturalistas hallarán las reservas más importantes del país.

La mayoría de los visitantes se dirigen a Pedernales para pasar el día en Bahía de Las Águilas, la joya de la corona de las playas dominicanas, que se extiende debajo de acantilados kársticos e intactos desde la época precolombina. Pero los que pernoctan, encontrarán una provincia con algunas de las características geográficas más singulares y las zonas naturales protegidas más importantes del país. Parques, lagunas y lagos que albergan flora silvestre, aves y reptiles endémicos y en peligro de extinción. Antiguas cavernas taínas que revelan pozos de agua dulce y arte rupestre que pocos han visto, y el Parque Nacional Jaragua, el tesoro natural de República Dominicana, parte de una Reserva de la Biosfera designada por la UNESCO, que alberga 400 especies de flora, 130 especies de aves (busca los flamencos en la Laguna de Oviedo), una abundante vida marina, con tortugas que anidan en sus playas, y tiburones que nadan en las aguas de las islas Beata y Alto Velo. También encontrarás un refugio de reptiles, así como el solenodonte de la Hispaniola y la jutía de la Hispaniola. Cerca de esta zona, los cocodrilos americanos se reproducen y toman el sol en las aguas hipersalinas del Lago Enriquillo, el lago más grande del Caribe, situado a 43 metros por debajo del nivel del mar.

Visita las playas y los bosques, nada en piscinas naturales alimentadas por ríos o en medio de cavernas, o conduce hasta lo alto de las frescas montañas, a 1,300 metros sobre el nivel del mar, y observa los raros fenómenos caribeños como la depresión geológica del Hoyo de Pelempito.

Las atracciones de Pedernales se incluyen a menudo en las excursiones en la provincia vecina de Barahona, a aproximadamente dos horas de distancia (135 kilómetros), pero puedes escapar de las multitudes y pasar la noche cerca de la playa más virgen del país y disfrutar de los alrededores salvajes de esta provincia natural.

El mejor punto de entrada a Pedernales es el Aeropuerto Internacional de Las Américas (SDQ), ubicado aproximadamente a cuatro horas y media al este.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − cuatro =