Cierre de edificio donde funciona comisionado de cultura no afectará montaje de la Feria Cultural y del Libro

El viernes inspectores del Departamento de Edificios de la ciudad se tiraron en el edificio 541 de la calle 145 en el Alto Manhattan donde funciona el Comisionado Dominicano de Cultura en Estados Unidos (CODOCUL), cerrando el inmueble por múltiples violaciones al código municipal de viviendas y edificios.

Ante la preocupación de gestores culturales, activistas comunitarios, dirigentes políticos y oficiales electos entre ellos el congresista Adriano Espaillat y el concejal Ydanis Rodríguez, la comisionada de cultura Lourdes batista Jakab convocó una conferencia de prensa ayer lunes en la tarde para explicar la situación.

Dijo que el cierre del edificio que incluye una iglesia pentecostés y varios negocios propiedad de comerciantes dominicanos, no afectará el montaje de la Primera Feria Cultural y la XII del Libro Dominicano programadas para el 15,16 y 17 de octubre 2021 en la escuela secundaria George Washington en el Alto Manhattan.

Presentó el reporte de las autoridades en el que se especifican las violaciones, entre ellas el uso del sótano para una escuela en la que tanto CODOCUL como la iglesia ofrecen clases de música y bíblicas a los niños que asisten.

Los inspectores también aseguran en l informe que no pudieron tener acceso a entrar por la puerta del frente cuando fueron a realizar las inspecciones, entre otras muchas en las que citan modificaciones estructurales ilegales.

La comisionada negó los señalamientos del reporte diciendo que el edificio fue registrado en 1963 y que ahora es que se presenta esa situación coincidiendo con la preparación de los eventos culturales, los primeros masivos que organiza su gestión que lleva un año.

“La feria cultural y la del libro, van”, aseguró ella siendo largamente aplaudida por un numeroso equipo de hombres y mujeres que trabajan en el montaje de ambos eventos.

“Oficiales del Departamento de Edificios de la ciudad de Nueva York fueron al edificio donde opera el comisionado y colocaron en la puerta unos letreros en los que avisan que el lugar está parcialmente cerrado”, explicó la comisionada.

“Lo que hice fue remozar parte del espacio que ocupa el comisionado pero no ninguna modificación al edificio”, añadió la funcionaria.

Relató que se puso en contacto con el arquitecto dominicano José R. Díaz, quien investigó de qué se tratan las violaciones.

“Él me envió el certificado de ocupación del edificio que data del año 1963, cuando todavía yo no había nacido”, sostuvo la comisionada.

“Llegamos al comisionado el 3 de septiembre del año pasado y lo único que hicimos en la estructura fue remozar el lugar y las personas que han ido allá, incluyendo a la prensa, pueden ver que nosotros no alteramos nada ahí, pintamos y cambiar una alfombra deteriorada por un piso de madera, por lo que el lugar está como lo recibimos”, dijo.

“No hicimos ninguna infraestructura ni construimos en el lugar, simplemente remozamos y queremos que eso quede bastante claro”, añadió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − nueve =