Dra. Tania Manda a tu saboteador interno a dormir y apruébate a ti mismo

¡Hola! HOLA! USA, soy tu Dra. Tania Medina. Te suenan familiares estas palabras: no eres suficiente, tienes el pelo muy corto, estas horrible esta mañana, no lo vas a lograr, quién te crees tu para merecerlo. Si las conoces, sería bueno aprender a identificarlas en consciente, porque esas frases pueden estar proviniendo de lo que yo llamo “El saboteador interno”, esa voz interior que se nos presenta constantemente llevándonos a no querer salir de nuestra zona cómoda. Por eso esta semana te hablo de esas voces saboteadoras tales como el perfeccionista, el incitador o el crítico. Es importante que aprendas a reconocer cuando el poder del sabotaje interno se adueña de ti y controla tu vida. Por eso hoy te propongo que una vez lo tengas identificado aprendas a usarlo en tu favor y por el contrario lo mandes a dormir cuando no lo necesites.

¡Vivamos juntas cada momento! ¡Me alegra llegar a ti con la seguridad que puedo inspirarte y moverte a conseguir lo que te propongas! ¡Si así tal cual! ¡Así como yo lo he hecho!

Cuando las cosas no salen como parecen, o tenemos la mente saturada es probable que tengamos sentimientos encontrados, y empecemos a generar pensamientos que no concuerdan con lo que realmente necesitamos oír.

Esto nos lleva a experimentar emociones como enojo o frustración, y vienen acompañadas de quien yo llamo “el saboteador interno”, ese pensamiento que te habla en tu interior y que casi siempre es incoherente entre lo que piensas y necesitas.

El apego a estas voces internas nos hará sentir que es difícil tomar una decisión o que no somos suficiente basado en lo que realmente queremos y lo que necesitamos.

Este personaje que solo existe en nuestra mente actúa a veces como defensor propio, y por eso no puedes olvidar que el “Saboteador interno” odia los cambios y hará todo lo posible para que no te lances a lograr la meta que quieres.

Sin embargo a pesar que estas voces resulten incómodas, en el fondo también quieren ayudarte a evolucionar y a mejorar. El “Saboteador interno” intenta simplificar cuando tienes que tomar una decisión, porque esa voz te habla haciéndote pensar, que no puedes lograrlo y te animará a seguir haciendo lo mismo una y otra vez, sin nuevas alternativas, más que criticando todo lo que haces.

“Es importante que aprendas a reconocer cuando el poder del sabotaje interno se adueña de ti y controla tu vida. Por eso hoy te propongo que una vez lo tengas identificado aprendas a usarlo en tu favor y por el contrario lo mandes a dormir cuando no lo necesites”.

¿Cuáles son esas voces saboteadoras?

  • El perfeccionista interno: Precisamente es esa voz que te dice que deberías ser mejor o que no eres suficiente o capaz de lograr ese sueño que quieres. Aparece cuando por ejemplo, ves a una chica en la calle que tiene un cuerpo de infarto e internamente te dice: Tu deberías estar mejor que ella, o nunca podrás tener ese cuerpazo.
  • El incitador interno: Este saboteador te estará recordando en el lugar donde supuestamente deberías estar, te recordará todo lo que tienes que hacer para para alcanzar ese lugar que no ocupas en la realidad. Es realmente cierto que debes estar ahí? Me pregunto. El incitador jamás estará satisfecho, hagas lo que hagas. Encontrará una forma de hacerte sentir mínimo e incluso puede llevarte a un nivel de estrés muy alto.
  • El crítico interno: Este personaje interno, te hablara criticandote todo el tiempo, incluso intentará detenerte haciéndote sentir que no le gustas, que estas feo al mirarte al espejo, que no mereces el amor. Sus conversaciones con él pueden llegar a ser por ejemplo: estás comiendo mucho, deberías tomar más agua, te ves horrible con esa blusa, el pelo está demasiado corto. En conclusión, es un fuerte saboteador en contra de tu autoestima.

Los 5 de Dra Tania para mandar a dormir a tu saboteador interior

  1. Medita más: Práctica 5 minutos diarios de ser tu propio observador, sin ningún tipo de juicios, con actitud de curiosidad y sin apegos te permitirá aprender a identificar esos personajes internos.Conéctate con el presente: Una forma de mandar a dormir a tu saboteador interno, es estar consciente del aquí y ahora.
  2. Cuando vengan esos pensamientos a tu cabeza, enfócate en algo que está sucediendo en el momento: un olor, algo que estés realizando en el momento. Cuando esas voces negativas lleguen a tu mente, aprende a jugar con ellas y así tu mente permitirá si merecen tu atención o no.
  3. Se agradecido: Hablarte a ti mismo, agradeciendo por cada pequeño logro es una gran forma de apabullar esas voces negativas, que no te dejan progresar. Da gracias por todo. Aunque sea que no estés en el lugar que quisieras.
  4. Ten compasión: No seas tan dura contigo misma. Deja sin fuerzas al saboteador, diciendo realmente lo que quieres escuchar, ofrécete mensajes de calma, amor, serenidad, fuerza y fe.
  5. Se consciente al responder: Sorprende al saboteador dándole una respuesta consciente, por ejemplo, una sonrisa, escribiendo la respuesta. Esto le dará fuerza a tu yo auténtico (el observador) y pondrá a dormir al personaje interno negativo. Si te dice por ejemplo: no lo vas a lograr, que pereza quédate mejor como estas. Simplemente actúa consciente y responde con una reacción positiva.

Cómo yo le hablo al saboteador interno

Sabes que me gusta acompañarte y con ejemplos propios, por eso aquí te muestro como le hablo yo al saboteador interno. El primer paso es aprender a escucharte, a conocer tu yo consciente (El observador) e identifica al saboteador.

Cada vez que lo escucho, diciéndome algo negativo sobre mi plan yo le respondo:

“Querido saboteador, ya se que te preocupas mucho por mi, sin embargo tu forma de hablarme no me gusta, ni me ayuda a centrarme en lo que quiero lograr. Necesito más amor, más amabilidad y no críticas. Yo si voy a lograr mi meta, gracias por querer ayudarme, lo siento, vete a dormir, porque yo si voy a seguir y voy a lograr mi sueño, adiós”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + 11 =