Maserati Quattroporte

Aún más temperamental

Septiembre traerá al mercado la sexta generación del Quattroporte, la berlina por excelencia de la marca auto italiana del tridente, que se presenta con ligeros retoques estéticos y una variante mecánica más potenciada derivada del Gran Turismo S de 439 caballos, que le permite alcanzar un mayor poderío en asfalt.

Desde que Frua creara el Quattroporte en 1963 el mítico modelo de la firma boloñesa ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos que corren aunque manteniendo el concepto original: una berlina de grandes proporciones con un planteamiento muy deportivo. Ésta vez y como la anterior generación ha sido el Centro de Estilo Pininfarina el encargado de ponerlo convenientemente al día con detalles estéticos que ensalzan en mayor medida su imagen exterior como la parrilla con rejilla vertical, mientras paragolpes y espejos retrovisores adquieren un nuevo formato, ahora más aerodinámico si cabe. En la zaga llaman la atención sus ópticas, que incorporan nuevas luces de tipo LED –al igual que los faros delanteros -. Todo ello dentro de su particular silueta de GT en formato de cuatro puertas en la que predomina el espacio del motor frente al maletero.

Los cambios a nivel estético también se encuentran dentro del habitáculo con un rediseño de la consola central para un mayor agrupamiento de los principales mandos, mientras asientos, así como revestimentos de puertas y salpicadero cuentan ahora con nuevas tonalidades: Marrón Corniola y Arena, que remplazan al beige de la anterior generación. También incorpora un nuevo sistema multimedia mejorado denominado “Maserati Multimedia System”, que ha sido realizado por la marca del tridente.

Maserati Quattroporte 2 Maserati Quattroporte 3

De relevancia

Destacamos: A su tradicional V8 de 4,2 litros se suma ahora un 4,7 litros de 439 caballos procedente del Gran Turismo S. Bajo su alargado capó, el Quattroporte ofrece la posibilidad de escoger entre dos portentosos propulsores V8: el conocido 4,2 litros de 400 caballos, que sigue utilizándose como base de la oferta mecánica y un 4,7 litros de 439 caballos, que ya porta el Gran Turismo en su versión más potenciada o “S”.
Al igual que la anterior generación la transmisión se mantiene con un cambio automático de convertidor de par y seis relaciones, firmado por ZF para las dos versiones.
También permanece invariable la situación del motor en posición Transaxle, es decir, sobre el eje posterior e integrado en el Diferencial, mientras el cambio se encuentra acoplado por delante del motor. Dicha posición mecánica en el eje delantero permite un reparto de pesos muy equilibrado (47/53 por ciento).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + veinte =