Bentley Continental Flying Spur

Bentley Continental Flying Spur

Una joya aún más brillante

Tres años después de que el Bentley Continental Flying Spur saliera al mercado, la marca británica ha decidido que era hora de hacer un lavado de cara a su lujosa berlina de representación. Retoques estéticos, mejoras en seguridad y confort y nuevos acabados son los pilares de su actualización. Pero además la gama se enriquece con una nueva variante del Flying Spur más potente y deportiva denominada Speed. La imagen exterior del Flying Spur ha sido ligeramente modificada gracias a la colocación de una parrilla más vertical, a la toma de aire inferior de mayor tamaño, al paragolpes trasero de nuevo diseño y a algunos detalles cromados, pero los cambios más importantes no son de los que se ven sino de los que se sienten. En el apartado del confort se ha cuidado especialmente la insonorización del habitáculo al incluir cristales acústicos trilaminados en las lunetas laterales y trasera, un sistema de escape mejorado y un nuevo revestimiento de tres capas en los bajos y pasos de rueda. La suspensión también se ha reajustado para proporcionar mayor agrado de marcha y dinamismo. Asimismo se han introducido unos nuevos neumáticos de 19 pulgadas desarrollados específicamente por Pirelli. Otro de los elementos que se ha revisado es el ESP. Ahora asocia un modo deportivo de tracción que actúa moderando la intervención del control electrónico de estabilidad.

De relevancia

De relevancia Destacamos: Versión Flying Spur Speed A partir de ahora ya no será necesario elegir la versión Continental GT para sentir lo que dan de sí 610 caballos en un motor W12, porque esa misma potencia es la que entrega el Flying Spur Speed. Lo que significa un 9 por ciento más de potencia y un 15 por ciento más de par que la versión básica de este mismo modelo. Tal poderío mecánico se traduce en unas prestaciones de escándalo, que se traducen en una velocidad máxima de 322 kilómetros por hora con una aceleración de 0 a 100 km/h en solo 4,8 segundos. Esta variante deportiva del Flying Spur cuenta con una regulación de la suspensión específica más firme. Además, al circular a altas velocidades la suspensión neumática rebaja automáticamente 10mm la altura del chasis para mejorar la dinámica del vehículo. Para diferenciar al Flying Spur Speed se ha optado por incorporar algunos elementos de diseño exclusivos como parrilla y tomas de aire inferiores en cromado oscuro, salidas de escape más anchas y estriadas, volante de tres radios y palanca de cambios y pedales deportivos, estriberas específicas en las cuatro puertas y asientos y paneles de las puertas de cuero acolchado con dibujo en forma de diamante.

Versiones

Bentley Continental Flying Spur y Flying Spur Speed Con esta actualización al Bentley Continetal Flying Spur se suma el Flying Spur Speed. Ambas versiones parten del mismo motor biturbo de 6 litros y 12 cilindros pero con distintos niveles de potencia. El Flying Spur mantiene los 560 caballos con un par de 650 newton metro a 1.600 revoluciones por minuto. Mientras que el Speed entrega 610 CV con un par máximo de 750 Nm a 1.750 rpm. La caja de cambios es automática de 6 velocidades y la tracción integral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve − cinco =